El gran Gatsby

Nos vemos en los Oscar, Compañero. Nota: 8,7.


 

No conozco las otras tres películas de este personaje, pero de lo que sí estoy seguro es que no llegan a ser tan espectaculares, visualmente hablando.

 

Desde fuera, se puede contemplar a un Spiderman narrando, como fueron algunos de los días en la vida de un vecino ricachón.

 

Desde dentro, gozamos con un papelón de la mano de uno de los mejores actores de Jolivuz actualmente, el inevitablemente conocido DiCaprio, el cual te absorve con solamente su trabajo de cuello para arriba mientras se va dando cuenta de que tiene mucho dinero pero realmente no tiene nada ni a nadie. Te va mostrando poco a poco como es su estilo y ritmo de vida manteniendo el misterio de su origen y procedencia, al igual que con su fortuna.

 

Anfitrión de grandes bacanales donde no hay fiesta de la espuma sino grandes botellas de champán que proyectan purpurina sobre bailarines de charleston, una piscina protagonista y un amor latente que ni 5 años en standby consiguen derribarlo.

 

Es lógica la gran cantidad de croma usado (vease el vídeo del final) ya que cada pocos instantes te sumerje en un ambiente totalmente fantasioso y paradisíaco. Donde la gran ciudad se llena de vidas ajenas tras cada ventana, iluminadas por los fuegos de artificio y aderezadas antes de acostarse por un trompetista en la escalera de incendios.

 

 

Los curiosos años 20 llenos de luz y joyas, con las clases sociales claramente definidas. Un círculo de amores y desamores.

 

Un desenlace trágico después de tanta y tan dura travesía. No hay riqueza en el mundo que compre realmente el amor de una persona.

 

Por difícil que parezca, hay algo mejor que la actuación de Leonardo. La BSO. Esa maldita música que acompaña a las escenas es sumamente increíble, imposible no fijarse en ella ni sentirse atraido por el argumento, esa caricia acústica te atrapa la atención y te quedas prendado de una buenísima historia que a lo largo de más de dos horas nos deleita con sus detalles de vestuario y los atrezzo de 2º plano, para al final acabar disfrutando de las vistas panorámicas ya sean de la urbe o la costa.

 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar