El Lobo de Wall Street

Una de las favoritas para los Oscar. Nota: 6,8.


 

La fórmula Scorsese normalmente funciona muy bien, pero ya si es con su actor fetiche DiCaprio mejor que mejor (Shutter Island, Infiltrados, Aviador, Gangs of NY,...). Hasta ahora, "Casino" era su película más larga (173 minutos), hasta que llegó el "Lobo de WallStreet" (179 minutos). En esta ocasión se repite algo del estilo particular de mostrar algo de la situación del final al comienzo del film, retomando al de pocos minutos los inicios de la trayectoria argumental y continuar la línea del tiempo hasta rebasar incluso el flashforward mostrado en un principio. Vamos, la típica de 2-1-2-3.

 

Inspirada en un corredor de bolsa que existió realmente, famoso en los años 90 por sus excesos en drogas, sexo y derroche, que terminó en la cárcel por fraude. Jordan Belfort se gana la vida hoy dictando conferencias sobre la ética de un buen vendedor y dando discursos sobre superación personal. A pesar de su duración, no se hace nada pesada de seguir. El truco es no alargar ninguna de las escenas ni las situaciones, y variar cada poco tiempo de lugar y acción, se muestren o no a las mismas personas y personajes.

 

 

DiCaprio cada vez me gusta más. ¿He dicho que me gusta? Quería decir que me encanta. Borda todas y cada una de las representaciones, que no son pocas. Desde el fiestero desmadrado hasta el dramático comunicador, pasando por el ambicioso empresario y por el calculador frío de frente arrugada. De hecho, con este papel ha ganado su primer Globo de Oro.

 

Su papel pasa por todas las fases posibles: Hace de marido, de padre, de jefe, de delincuente, de drogadicto, de mujeriego, de comercial, de cómico y por poco repite de náufrago.

 

 

Básicamente, el esquema era comprar grandes paquetes de acciones baratas de compañías con poco futuro, y a su vez vender acciones de esa misma empresa a clientes que ubicaban a través de la guía telefónica. Cuando las ventas habían disparado el valor de las acciones, Belfort vendía todas las suyas en el mercado, recogiendo enormes dividendos pero provocando un desplome de su valor que dejaba a sus clientes sin un solo dólar. A mediados de los 90, Stratton contaba con más de 1.000 corredores de bolsa que también se enriquecían con las maniobras.

 

Una gran película, que seguro dejará huella en los Oscar 2014. Un diverso elenco desde Jonah Hill hasta "Randy", (el hermano de Earl en "Me llamo Earl") pasando por un Shane musculado de The Walking Dead. Momentos tensos, investigaciones federales, risas, juerga, consejos de broker, trajes y más trajes, sexo a cada poco y con más nieve que en la mansión Montana. Sin duda todo un desenfreno que hará gozar a todos los fans del director y/o del actor principal, los cuales son los productores de la misma.

 

Lo que sí me ha dejado con mal sabor de boca, es que no volviera a aparecer el personaje de Matthew McConaughey. Supongo que por respetar en la medida de lo posible la historia real aun adornándola con detalles jolivudienses, no obstante hubiera sido acertado un encuentro entre ambos tras alcanzar la cima económica, o tras haber tocado fondo.

 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar