Furia de Titanes

 


 

Como película es buena, pero no cumple mis expectativas. Nota: 5,8.

 

 

100 minutos de duración nada más? Un Pegaso negro? Incoherencias con la mitología? Estéticas y caracterizaciones infieles? Buf, esto más bien resulta ser un taquillazo por la mezcla de que en esta época apenas hay estrenos decentes que arrastren a los humanos a las salas y también un poco el hecho de haber mostrado lo mejor de la película (casi la mitad) en un trailer bien aclaratorio y revelador. Y ya no te digo nada, si tenemos en cuenta que algunos ya nos conocíamos el argumento y su transcurso.

 

Resulta que hacen remake del que fue un éxito en 1981, film que tenía unos modestos y escasos recursos tecnológicos de rodaje y producción, pero que a pesar de ello consiguió un titulazo con apenas unas criaturas y algo de historia.

 

En este caso, nos encontramos con un largometraje atractivo visualmente, pero que apenas resulta consistente. Hay algunas cosas que me llaman la atención. Hace muy poco, estrenaron Percy Jackson y el Ladrón del Rayo, en el cual también se recreaba un conflicto en el Olimpo, aunque no sé muy bien por qué el protagonista Percy (Perseo) se supone que es hijo de Poseidón, cuando realmente lo es de Zeus, detalle que por suerte se respeta en la película que nos acontece.

 

Sam W. da vida a Perseo, como también se la ha dado a Jack en Avatar, en cualquiera de los dos casos, le vemos como pasa de ser un anti-batallas para convertirse en el crucial soldado de la situación, la diferencia es que en una sobrevuela al enemigo con un Turuk y en otra con un caballo alado, Pegaso, que en este caso no sé por qué motivo pero en vez de blanco (como los demás que aparecen) eligen que sea negro. Supongo que será cuestión de visuales de la película y su aspecto a evocar.

 

Aquí el Kraken es más imponente que en Piratas del Caribe, claro está, pero apenas pega unos latigazos de tentáculo al poblado de Argos y otro par de rugidos estrambóticos en plan intimidador, y ya con eso cumple su aparición, ale, satisfecho. Deberían de haberle explotado más joer...

 

Nos inyectan por retina una escena de sacrificio al más puro estilo King Kong en el que para deleite de Hades se exige la sangre de la princesa Andrómeda, la cual es obligada a ello sobre todo por la presión de un activista hippie manifestándose al colectivo con sus paranoias mientras se quema el brazo.

 

La escena de los escorpiones en el desierto recuerda a una de Transformers, donde un Decepticon con aguijón y complejo de topo acecha entre las dunas.

 

Aquí también se hace mención al reflejo del escudo para conseguir ver a Medusa sin mirarla directamente, sólo que en vez de ser un regalo de Atenea incentivado por Zeus es una ofrenda como trofeo de lucha, de unos cazadores compañeros de la aventura unas escenas antes. Y la espada que se da por hecho que Zeus le ofrece para facilitarle la labor de rebelde, realmente es ofertada por Hermes, pero esto tampoco lo han tenido en cuenta.

 

Han querido coger un éxito del pasado, crear un puñado de escenas impactantes y llenas de efectos y colocarlas con calzador en poco tiempo, dejando de lado detalles importantes del transcurso de la misma y haciendo que resulte más simplona de lo que uno espera que sea. Como ya digo, si has visto el trailer ya has visto media película.

 

Como consejo si os empeñáis en verla en el cine, no os gastéis más € en una sesión 3D, ya que empeora la película descaradamente. Incluso hay escenas oscuras en las que los cambios de tono parecen tener un mal contraste, y da la impresión de haber pagado 10€ para ver un screener en pantalla grande. Además de que no hay apenas ninguna escena que aproveche realmente el efecto 3D, es de esas que se medio adaptan pero que no están pensadas para mostrarse mejor en 3D, es todo una cuestión de publicidad y marketing.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar