Harry Potter y el Principe Pestiño



 

Irrecomendable hasta para fans de la saga.

 

Menudo truño que me tragué el otro día en el Imax. Resulta que fui en parte por acompañar, y en parte por ver un estreno de esos que no pasan inadvertidos las vísperas de su estreno, sobre todo por el revuelo de las anteriores partes y la cantidad de publicidad.

 

Confieso que no soy fan de la saga ni, pero no por ello, dejé de disfrutar en cierto modo con las anteriores, las cuales podrían tener un aprobado raspado (quizá excepto la de El cáliz).

 

Que sí, que vale, que algun fan de los libros me leerá y se opondrá y bla bla bla... pensará que no tengo ni puta idea o que soy un ignorante por criticarla sin haber leido el libro. Me da igual si es fiel al libro o no, la cuestión es que yo vengo a criticar la película, que esa sí que la he visto, y punto. Subjetividad plena, es lo que hay.

 

Resulta que hablé con alguien que se leyó el libro y la ha visto, y por lo visto se han comido bastante historia, entre ellas escenas y momentos de mucha importancia para la trama y el argumento, y que se han dejado en el tintero situaciones o detalles que no deberían de haberse dejado, cruciales para el entendimiento pleno del suceso.

 

La película en sí, no tiene contenido, es como si estuviera vacía y carente de argumento, no surgen apenas escenas, se podría resumir en un par de líneas, terminas de verla tras sus más de dos horas y te quedas como "ah, pero ya está?".

 

Es decepcionante que lo más destacado de esta entrega sean las relaciones hormono-sociales de los protagonistas, en vez de los asuntos relacionados con el malo Vol, que por cierto solo tiene dedicado un frame. Sí sí, como lees, solo sale un frame nada más, no llega ni a un segundo, el resto del tiempo, es su personaje de niño.

 

El trailer vende muy pero que muy bien la moto, si apenas hay 3 escenas con algo de acción y suspense, con chispa fílmica que te haga no pestañear, son los mostrados en dicho trailer, ya que el resto de la película es un relleno serio.

 

Dónde están los conjuros llamativos? Las batallas con hechizos? Los versus con varitas? Voldemort? Nada nada,... un par de abracadabras tirando de efectos especiales y lo demás todo pelí de amoríos juveniles mezclados con investigaciones a escondidas.

 

Todo se reduce a un largometraje de drama, en el que el mal parece superar al blandengue bien, sentimientos por aquí... frases cursis por allá... tanto bombo y platillo que luego desilusiona, y es de esperar. Eran muchísimo mejores las primeras partes.

 

Joder y si al menos tiene ese subtítulo del principe... que se le de un poco más de caña al asunto en vez de dedicarle 2 minutos! (Ya ya sé, como son adaptaciones hay que respetar los títulos de los libros... bla bla bla...).

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar