Ocho apellidos vascos

Hype de tópicos y sitcom español. Nota: 7,0.


 

La primera reflexión que me vino a la mente tras verla, fue, ¿cómo percibirán desde fuera del Páis Vasco estas gracias? Ya que doy por hecho que si no eres vasco, y ni en tal caso tampoco andaluz, la película te resultará menos de la mitad de divertida que a uno que sí lo es. O eso llego a pensar al menos.

 

Está inundada de tópicos y gracietas populares sobre los vascos, con un toque y estilo que por mucho que aborde temas sensibles no llega a ofender sino todo lo contrario, a que nos riamos de nosotros mismos.

 

Yo no sé fuera de aquí, pero en mi entorno todo el mundo hablaba de ella y la gente se volvía loca. Se llenaban las salas de todas las sesiones conducidos más bien por la corriente social que por iniciativa propia.

 

Hay momentos en los que es inevitable acordarte de "Aída", y no lo digo porque aparezca Carmen Machi (la cual aparece últimamente en todos lados oye).

 

 

Ojo, no digo que la película no esté bien. Para nada. Es entretenida, divertida y fácil de enganchar aunque no entiendas todas las "coñas". Pero me da que parte de su "hype" ha sido alimentada por parecer un gran y largo monólogo, y eso es una cosa que a los españoles nos gusta mucho (los chistes).

 

Enredos familiares, momentos de atracción pasional, escenas de sexo, tópicos populares y chistes, muchos chistes.

 

Estamos tan acostumbrados a que el cine español sea como suele ser, que en cuanto una despunta parece que no hay un mañana.

 

Piensan hacer secuela, aprovechando el boom como es lógico. Me parece una idea cojonuda ya que en este proyecto todo el mundo ha salido contento. Los autores cobrando mucho más de lo esperado y los espectadores riendo y disfrutando más de lo que preveían.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar