RuBatman: El Caballero Oscuro

 


 

Chapó Plas Plas. Me quito el sombrero y seguidamente aplaudo.

 

Uuufff... por donde empiezo. La verdad es que pretendo transmitir tanto y a la vez estoy tan en blanco...

Tranquilos, si seguis leyendo no os encontraréis spoilers, salvo clara indicación previa.

 

 

Normalmente, cuando espero con muchas ansias una película, suelo salir en parte algo decepcionado de ella, pero por haber subido tanto el listón o por haberle dado tanto bombo y platillo. Que la película resulta al final un gran film, pero que las ganas y suposiciones eran tales que reducen impresión de la misma.

En este caso, he salido de la sala de cine con toda una experiencia audiovisual inyectada. Y si encima el largometraje genera emociones de por sí, verla en el IMAX ha sido toda una orgía de sensaciones.

 

Joker, sin duda, la mejor interpretación.

 

Lo de éste tio no es como para olvidar. Le da un toque y estilo, únicos a su personaje, una caracterización a años luz de Nicholson haciendo de majara con la cara maquillada. Verle/oirle en versión original tiene que ser lo máximo. Es una elección perfecta para encarnar al villano más querido de la saga de este aventurero nocturno de DC.

 

Las dimensiones y calidad que ofrece una proyección en IMAX son realmente sorprendentes.

 

Hay escenas, en las que se rodó con dicho sistema y es de agradecer, te das cuenta sobre todo por el cambio de panorámico, a pantalla completa. Se aprovecha 100% la pantalla y la cantidad de imagen que ves impresiona y hacer disfrutar de la imagen siete veces más por lo menos.

 

Bale, repite papel de protagonista.

 

Quizá a destacar en contra, por no solo decir cosas buenas de ella, diría que me parece muy forzada la voz de Batman, ya sé que la intención es distinguirla de la de Bruce Wayne por aquello del anonimato, pero suena algo artificial, bastante más que en la de Begins.

De todos modos, hace un papelón genial, como ya lo hizo en su día haciendo reflotar la reputación del murciélago en la gran pantalla.

 

Aaron Eckhart/Harvey Dent/Dos caras

 

Este actor, le conocí creo que con la del Núcleo, se da un aire a un cruce entre Bill Pullman y Thomas Jane. De lo más sorprendente de la película, es el resultado de los efectos especiales/digitales para la recreación de su mitad de rostro quemada. Eso sí que es un "2 caras" y no la mierda que se gastaba nuestro gran Tommy Lee, que al igual que Batman (1989), estaba en escena sin dejar claro su motivo, ni el porqué de ese rostro y su actitud.

Begins y TDK, tiene esa peculiaridad y ventaja, ese punto a favor que las distingue hasta el punto de superponerse a sus predecesoras, que es el realismo del argumento.

 

 

Gary Oldman, que ya empezó a llamarme la atención desde El Quinto Elemento, también hace un papelón increíble, mucho más protagonista que en la anterior y con más dinamismo en sus diálogos y representación. Sin duda, un papel muy importante para esta secuela.

 

 

Pues en resumen, sin entrar apenas al argumento para no adelantar ningun spoiler, diré que hay un argumento más profundo del que parece en los trailers, en el ranking compitiendo contra las otras 5 partes, aun siendo 4 de ellas de otra saga distinta, la pongo arriba del todo sin duda, y mira que Begins me dejó marcado y ganaba de largo a todas las demás, pero es que ésta, la TDK, supera claramente las espectativas del espectador, y lo ofrecido por las anteriores. Quizá por que cuenten con mejor tecnología, trucos y recursos cuanto más pasan los años? No sé, yo creo que sobre todo es cuestión de tomarse el proyecto muy en serio, y hacer un rodaje con tomas de escenas creíbles y contundentes, no con algo de parodia o sin esmero.

Suele pasar, que tras ver una película, muchas de sus escenas y de sus fotogramas, se nos olvidan y nos cuestan recordarlos aun habiendo pasado unos minutos nada más, pero para la valoración entra en juego la sensación, eso que sientes cuando te levantas de la butaca, a veces vale sus 8€ e incluso más. Una droga ocular y auricular que te aferra al asiento sin mover el cuello ni apenas pestañear. Todo un espectáculo y entretenimiento, aderezado con la experiencia que brinda una pantalla llena de puntos de color, recreando una realidad paralela y ficticia, pero cercana y creíble.

 

Hasta el propio Joker aplaude. Gracias Nolan por esta obra.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar