Watchmen



 

160 minutos insípidos.

 

Ayer Domingo, fui con Ayerdi, Nai y Carlos al IMAX a ver esta película. Ellos dos, compartían un desagrado y desilusión total, tal decepción que si no se fueron a los 30 minutos fue porque fueron con nosotros.

Yo no es que comparta también dicha sensación, a mí el filme me entretuvo y no me pareció mala en sí, solo que tras tanta duración no solo no me había aportado nada, sino que me pareció sin fundamento, como si realmente careciera de contenido y argumento y las cosas pasaran en ella porque sí, escenas e historias metidas con calzador.

Nos vendían la moto debido a la excesiva publicidad y a las referencias con las que contaba tras las cámaras, y el hecho de que fuera una adaptación de cómic como podemos ver tan habitual de unos años para aquí, pero a pesar de ello resulta ser una película sin sentido, que pasa al montón de los fracasos, quizá por ser mala realmente, o por ser mucho menos de lo esperado.

Pintaba ser una abstracta recreación de una sociedad yankee que perdió los valores humanos hace tiempo, impulsados por el orgullo gubernamental y militar, la situación era tan crítica que mezclaba tanto asuntos políticos internacionales, como batallas personales entre personas de un mismo bando.

Fantasía de unos personajes civiles que se disfrazan y luchan por su cuenta contra el crimen sacando fuerzas inexplicables, los hay que dibujan manchas aleatorias en una tela sucia a modo de careta, otros son tipos duros y machistas que se creen "comediantes", también tenemos a la sexy escotada de tacones para fomentar los tópicos, un panchito listo que moja por sus logros intelectuales, el ambicioso rico que aun quiere más y por su puesto gasta melena rubia cual pijo de club naútico, un azulado dios generado por colarse en su propio experimento, con el cual podría hacer lo que quisiera sin que nadie le dijese nada, incluso andar en pelotas las 24 horas,...

Una ciudad de NY, que no sabe ya ni las veces que ha vivido su destrucción en films, que aburre con sus callejuelas llenas de delitos y su gentuza mafiosa que domina por los dólares.

No hay más que fijarse en lo que en su momento dijo el autor de los cómics: "Los escribí de tal forma que no pudieran ser llevados al cine". Y a pesar de ello, no se han podido resistir a intentar sacar dinero con una chapuza de historia, con una adaptación llena de efectos visuales y especiales pero carente de esencia, lo siento pero el único contento con la película parece ser el smiley salpicado de sangre.

Lo siento pero... esos 160 minutos hubiera preferido dárselos a Benjamin Button por 2º vez.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar