Aviso para los que compréis en Primark

 


 

Esta va por mi madre.

 

 

Os resumiré el suceso. Resulta que hoy mi madre y una amiga suya han estado comprando en la famosa tienda Primark, cadena que tiene una de sus franquicias en el Centro Comercial Ballonti, en Vizcaya.

 

Tras acabar de comprar algunas prendas después de estar un buen rato mirando tranquilamente, pagar en caja como todo el mundo y ya habiendo abandonado el recinto de la tienda después de pasar por las alarmas, resulta que coge el agente de seguridad de la tienda y ya estando fuera, en el recinto de lo que viene siendo el pasillo del Ballonti, le invita dicho agente (con pocos modales y escasa educación) a mi madre y su amiga, que pasen de nuevo para dentro, insistente a que mi madre le mostrara el ticket de compra, delante de todos los demás empleados y clientes, a pesar de las negativas y rechazo de mi madre.

 

Para evitar males mayores y zanjar el asunto, y no teniendo nada que ocultar, mi madre le enseña el ticket, y tras él le pide la bolsa, para inspeccionar todo su contenido revolviendo las prendas que había adquirido, sin dar más explicaciones de su actuación que el mencionar que es "una rutina" de la tienda y que aleatoriamente se les registra a los clientes su compra. Flipa.

 

Mi madre muy disgustada, por el trato del agente, la situación innecesaria, la vergüenza de las demás personas mirando ignorantes del verdadero motivo del registro,... y el agente insistía en la política de la empresa que estaba obligado a desempeñar mientras mi madre se oponía a dicho comportamiento y exigía explicaciones, no sin montar el merecido pollo en la tienda, hablar directamente con la gerente/encargada del establecimiento y redactando una hoja de reclamación, debido al mal trato e indebido acto que se le ha hecho pasar, llegó a pensar que se trataba de una cámara oculta o broma de su amiga, y no daba crédito a que si las alarmas no suenan, ni ha surgido ningun percance en la tienda durante su estancia, tenga que ser registrada su compra, una vez ya fuera del recinto.

 

Esto no es una campaña para que no compréis en Primark, seguirá teniendo prendas majas a precios bajos, pero una cosa no quita a la otra. Este suceso no me parecía bien dejarlo sólo en la hoja de reclamación de mi madre, sino que me veía en la obligación de informar a mis lectores de que si acuden a dicha tienda, corren el riesgo de ser también señalados como sospechosos de robo.

 

Menos mal que no es a mí a quien ha parado el agente... no es por tirármelas de gallito, pero en este caso concreto, no hubiera reaccionado muy cordialmente que digamos, y el pollo que se hubiera montado no habría sido plato de buen gusto para la imagen de la tienda. Acaso se creen ser vendedores de diamantes como para tener que andar así? Escogiendo clientes cada ekis tiempo para cotejar sus bolsas con sus tickets? Qué vergüenza por favor, que patético. Y lo curioso de todo ello, es que incluso las dependientas y la propia encargada reconocen personalmente que es una cagada carente de sentido común y tacto, una "rutina" no muy bien pensaba que conlleva más pérdidas que recuperaciones, y genera un descontento entre los clientes nada favorable para el negocio. Menudo lumbreras el responsable de sus altas esferas, con este método no consiguen nada más que dinamitarse a su paso, en un camino que ya de por sí es difícil con la actual situación económica.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter