Starbucks

Postureo mediático y tópicos generalizados. Amado y odiado a partes iguales.


 

Esta semana (concretamente el 1 de Octubre) se inauguró en Bilbao el primer StarBucks de Vizcaya. La mítica cadena de cafeterías es una franquicia que normalmente triunfa allá por donde se instala. Es un negocio con bastante tirón y consigue una muy buena acogida sobre todo entre los jóvenes.

 

Mi opinión está basada en una experiencia cercana, teniendo en cuenta que desde su apertura he vivido de cerca su repercusión (trabajo justo en el mismo recinto) y por tanto he podido ver pasar a la gran mayoría de sus clientes en estos 3 días. Yo no me voy a basar en tuiteros, o memes de la red. Ni en un artículo de prensa. Mi crítica es de primera mano, como diría alguno.

 

En las primeras horas de su apertura, hubo bastantes clientes, pero sin apenas colas de espera y con bastante orden y formalidad. Principalmente porque la mayoría por no decir la totalidad de los asistentes eran personas adultas que seguramente se dirigirían a sus puestos de trabajos tras terminarse su bebida.

 

Detalle de su cámara de sólidos dulces.

 

Detalle de su cámara "sana". Justo al lado están los termos y tazas en plan merchandising.

 

Lo apoteósico vino a partir del Viernes. El perfil de cliente más entusiasmado y emocionado es el joven, el que tras acabar la semana estudiantil se dirige en una tarde lluviosa al centro de Bilbao con la paciencia que haga falta con tal de acabar el día con sus fotos de postureo sosteniendo y sorbiendo pajita de un recipiente con el logo pertinente, consiguiendo con ello un supuesto estatus social dentro de sus redes sociales y grupos de wasap.

 

 

No sé si en la panorámica se podrá apreciar bien, pero la cola que se formó tanto el Viernes como el Sábado (no sabría decir que día fue peor) fue tal, que tuvieron que enfilarles pegados a la pared de la tienda (no precisamente pequeña) hasta el punto de empezar la cola desde la calle.

 

El 95% de dicho colectivo no superaba los 18 años. El 90% de dicho 95%, eran niñas. Puedo entender que para ver a Justin Bieber hagas una gran cola, es un evento puntual y depende de donde te situes entre la multitud tendrás una experiencia u otra de dicho evento y el recuerdo variará en función de eso, pero no logro entender que te chupes más de una hora de cola para tomarte un café.

 

Y lo más gracioso de ese grupo y perfil de gente, es que como apenas tienen dinero, a pesar de la gran espera no se cogen más que una simple bebida, del tamaño mínimo, y nada más. Ni un triste donut u otra bebida. Todos con el móvil en mano, inquietos e impaciencientes. Armando un jaleo y escándalo que flaco favor le habrá hecho a la tienda y a su imagen. Molesto para quienes trabajamos ahí, y más todavía para los clientes.

 

Y seguro que casi ninguno de todos ellos, se toma ni un triste café en ningun otro sitio el resto del año, ni en casa de sus padres.

 

Y no digo nada de los hipsters asentados en las mesas con sus aifons y sus portátiles, como si fuera el único local de hostelería con punto wifi gratis de toda la maldita ciudad.

 

No critico el hecho de acudir al local, me parece estupendo. Pero de ahí a tirarte media tarde de pie en una cola para tomarte un café nada fuera de lo común, y encima pagando...

 

Bueno ahora arremeto contra los opuestos, que no todo va a ser buscarle las cosquillas a los fieles de las modas:

 

Starbucks no es ni caro ni barato. Sois lo más pesado de la red.

 

Decir que esta cafetería es cara es repetir lo mismo una y otra vez. Yo no entro en el tema de si su bebida es mala o buena. De si la proporción de café con respecto al líquido en total es la misma que en la mayoría de las demás cafeterías.

 

Voy al hecho de que estás pagando más, pero también bebiendo más, joder. Y ojo, que no defiendo para nada a la cadena, me considero neutral pero es que tampoco entiendo que se critique a algo de manera tan subjetiva, por el simple hecho de que sea una gracieta habitual y ya resulta un comentario muy mainstream demasiado gastado.

 

Cafetería normal = café en una tacita pequeña, que si te gusta el buen café o eres sibaritas date por jodido porque en 3 sorbos te lo acabas.

Starbucks = café en vaso grande (incluso superando el medio litro si prefieres) sea malo o bueno, lleve mucha leche o no, pero te puedes tomar bastantes más sorbos durante más tiempo.

 

Es una cuestión de proporciones. En un sitio "normal" pagas más de 1€ por la tercera parte de lo que te echan aquí, como mínimo.

 

Llamadme raro, pero de lo que me gusta comer no me conformo con un mordisco, y de lo que me gusta beber no me sacio con una tacita de pinipon a la que nos tienen acostumbrados en España.

 

Esto es una novedad, y que cause espectación es normal. Es una franquicia muy conocida desde hace tiempo y el hecho de que se plante en un sitio no va a pasar desapercibida por muy cara que sea segun su fama. Cuando llegue enseguida el Mercadona lo mismo. Fama buena y mala por ambos bandos a partes iguales. Yo tengo claro que no les van a faltar clientes. ¿Y tú?

 

Esta foto os la dedico a vosotros, lectores. Tanto si te ries conmigo, como si te irrito.

 

Y este artículo se lo dedico a Sofía. Ha sido una semana dura. Con ella compartimos Nai y yo nuestro café de Starbucks en Manhattan, justo ahora hace 5 años. Una gran amiga y persona. Un abrazo enorme, Sof. Te queremos.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter

Comentarios   

 
0 # Malkavian 05-10-2015 22:46
Foto postureo para terminar jajaja :P :P :P
Responder | Responder con una citación | Citar