Fringe

Menuda historia, una paranoia de cuidado.


 

Esta es otra de esas series que empecé a ver un día, al de 2 o 3 capítulos la dejé abandonada con la idea de no volver a verla, pasa el tiempo, reinicio concediéndola una segunda oportunidad y acaba convirtiéndose en "enganchable" pero de manera moderada y sin ansias.

 

Puede ser todo lo serieadicto que quieras, que si no eres un medio friki que alucina con los temas paranormales y los asuntos de multiversos, poco te va a llamar la atención.

 

Y es que Fringe de coherencia y credibilidad igual no, pero de viajes en el tiempo, saltos de universo, experimentos mentales y gadgets tecnológicos tiene un rato largo, muy muy largo.

 

Cumple el habitual estilo de trama principal que se va destapando con cuentagotas a medida que transcurren los episodios, y subtramas que suceden de manera individual, normalmente solucionándose en el propio capítulo.

 

 

Para mí, la mejor temporada de las 5 (son 100 capítulos) es la última, donde está muy presente el argumento de los denominados "observadores" y es entonces cuando los protagonistas se encuentran con un verdadero villano de calidad, donde más difícil tendrán las cosas y donde por fin atarán todos los cabos sueltos que se fueron medio mostrando o descubriendo a lo largo de las otras temporadas.

 

Tiene una buena duración, no se hace pesada. Algunos actores sí que resultan un tanto pesados a la hora de actuar pero te acabas acostumbrando, no queda otro remedio, ¿no?.

 

Es imposible no percibir las pinceladas del gran J.J. Abrams.

 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter

Comentarios   

 
0 # malkavian 28-02-2014 18:20
Opino lo mismo: enganchable pero de forma moderada y sin ansias, jeje.
Responder | Responder con una citación | Citar