House of Cards

Una apisonadora con mucha estrategia, y cero escrúpulos.


 

Eso es Frank Underwood. Un político estadounidense que juega muy bien sus fichas y no para hasta cumplir sus objetivos. Se une o alía con gente como él, leal a su causa y de confianza. También dispuestos a jugar sucio y mancharse las manos si es necesario. Esa habilidad y labia hace que la otra persona, la que se interpone en su camino, parezca el culpable de dicha situación y de que tiene las de perder, y a la vez maniobrar la conversación con tal selección de palabras que parezca también que ha sido sin maldad ni premeditación. Y Frank no deja espacio a la improvisación, antes de mover hasta el más prescindible de sus peones calcula cada jugada al máximo, haciendo que cada turno aseste otro hachazo mediático al iluso que le buscó las cosquillas.

 

 

Me he sorprendido a mi mismo al ver que no estaba aquí referenciada dicha serie, hubiera jurado que la publiqué hace tiempo pero acabo de comprobar que no es así. Se gana un puesto en mi palmarés de forma abusiva.

 

Tiene detalles magistrales tales como el propio guión, la cuarta pared, los giros, la fotografía, la trama, la ambientación,...

 

Todavía me acuerdo de cuando me planteaba empezarla o no, y temí que quizás me aburriese por la temática de la política... pues basé mi voto de confianza en el éxito que parecía tener en su momento y mira por donde me sumo de pleno a todo ese colectivo fan de la serie.

 

Me he acordado ahora de ella, porque llevaba un tiempo estancado entre la 3º y 4º temporada, hasta hoy que he terminado la cuarta y con ganas de disfrutar de la quinta.

 

 

Uno de sus muchos puntos fuertes: El elenco/reparto. Además de variado y amplio, es muy bueno. Mucho rostro conocido y varias historias enlazadas entre sí. Pero por supuesto el mayor peso y fuerza recae sobre los dos principales protagonistas.

 

 

Kevin Spacey no necesita ni mención. Este profesional venido de K-Pax es el actor perfecto para encarnar al prota. Pero no son pocas las veces en las que se queda a la sombra de Robin Wright, la cual ejerce el papel de su mujer Claire. Esa mujer que conocí en su día enamorando a Forrest es hoy toda una pedazo de actriz.

 

Su saber estar y su belleza se ven completadas con sus dotes también estrategas haciendo de los Underwood la pareja perfecta, la reciprocidad máxima hecha realidad.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar