Mad Men

Tabaco, alcohol, sexo, y slogans.


 

Normalmente no me suelen llamar la atención las series ni películas ambientadas a mitades de S.XX, no es una época que me guste ni resulte atractiva. Tras acabar Community, decidí darle la oportunidad a otra serie llevando la misma estrategia, que si la empezaba y me gustaba solamente vería esa serie y no varias a la vez, así conseguiría finiquitarla cuanto antes. Y así ha sido, empecé a ver MadMen debido a la cantidad de premios y reconocimientos que ha conseguido, además de que el hecho de que fuera ya por su séptima temporada me dio aun más motivos.

 

En una de las series con más rostros conocidos que he visto, tanto en cameos como en papeles a lo largo de varios capítulos. Un elenco venido de otras series (Mujeres desesperadas, Shameless, Community, Fringe,...) y también de algunas películas como (X-Men Primera generación, In Time, Iron Man 2,...). Más de 850 personajes en total, sin contar figurantes y extras sin diálogo. Una barbaridad.

 

 

Me encanta. Me ha enganchado. La he visto por supuesto del tirón. ¿Que por qué? Pues tiene un no sé que, que consigue crearme curiosidad por qué pasará en el siguiente capítulo. Además siendo de 13 cada temporada es rápida de ver, (45 mins por capítulo). La temporada 7, ha sido emitida este 2014 con tan sólo 7 episodios, a modo de primera parte. Los otros 7 será emitidos en primavera 2015 como temporada 8, y como segunda parte.

 

Mad Men está situada en la década de los 60, inicialmente en la ficticia agencia de publicidad Sterling Cooper en la Avenida Madison, Nueva York, y más tarde en Sterling Cooper Draper Pryce (más tarde Sterling Cooper & Partners) en el edificio Time-Life. Según el piloto de la serie, la frase "Mad Men" era un término del argot acuñado en la década de 1950 por los publicistas que trabajan en Madison Avenue para referirse a sí mismos. El punto central de la serie es Don Draper (Jon Hamm), director creativo, y la gente que forma parte de su vida, tanto dentro como fuera de la oficina. La trama se centra en el negocio de las agencias, así como en la vida privada de los personajes, representando regularmente los cambios de humor y las costumbres sociales de los Estados Unidos en la década de 1960.

 

En cada episodio es inevitable ver 3 situaciones: alguien poniendo los cuernos, alguien fumando y alguien bebiendo sin motivo real. Es una constante lucha comercial de poder y relaciones contractuales, campañas de productos en auge y dinero, mucho dinero de por medio.

 

Por tanto, esta también pasa a tener su trocito en el palmarés de mis series. Un aplauso a los responsables de vestuario, decoración, atrezzo y ambientación. ¿Y tú? ¿Ya has visto MadMen?

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar