Crucero Rondo Veneciano - Día 6 - Dubrovnik [3.9.11]

El único día en Croacia. El último día con buen clima. Grandes murallas y un buffet de lujo. Coincidencia con alguien de Basauri en el mismo crucero.


 

Ya habiendo desembarcado, cogimos un taxi que nos acercaría al núcleo turístico.

 

Las murallas altas protagonizan el entorno. Vistas desde la Puerta Pile, que da acceso a todo lo amurallado y sitiado.

 

En lo alto de esa colina termina el teleférico, desde el cual se aprecian unas vistas muy amplias.

 

En esta tienda me atacó la nostalgia, mis padres cogieron varias velas de este estilo hace 20 años, en Benidorm.

 

Como la azafata de blanco nos muestra, la mayoría de las calles tenían ese aspecto medieval.

 

Que ganas de arrancar un puñado con la mano en de chocolate...

 

Aquí se puede llegar a apreciar algo mejor el teleférico.

 

Terrazas de locales al estilo balear.

 

Vistas desde la muralla.

 

El recorrido total es bastante largo.

 

Lavanda en estado puro. Abundante en el mercadillo central.

 

Otro stand con cortador de patata al estilo sacacorcho, para freir "muelles" o hélices.

 

Regresamos al barco al mediodía, que para la hora de comer ya está rumbo a la siguiente ciudad.

 

Presentación de gran parte de la tripulación de todos los departamentos del barco. Reconocimiento a los "empleados del mes".

 

Y como bien habéis leido en el subtítulo de la portada... en el mismo barco viajaba Sonia Valiente, también de Basauri y perteneciente a una familia a la que conozco de hace muchos años. Estaba de luna de miel. Te vas a miles de kilómetros y sigues coincidiendo con gente de tu barrio, increíble.

 

Ya duchados y arregladitos, volvimos al ShowRoom para disfrutar de un espectáculo en homenaje a Michael Jackson, antes de ir a la cena.

 

Se lo curraron muy mucho, y eso que apenas tenían tiempo para tanto repertorio y sin olvidar que imitar bien lo que se dice bien, a MJ, no es nada fácil la verdad. Voces en directo y movimientos clavados.

 

Rescato la de la portada. La tripulación del restaurante nos brindó con una despedida cantando y bailando, citando un entrañable mensaje con una voz en-off que amenizaba el amargor de una despedida. Era la penúltima cena, y dado que al día siguiente estaríamos atracados en la ciudad hasta medianoche, contaban con que mucha gente cenaría en la propia ciudad o simplemente para que no se juntara con las prisas por rehacer la maleta etc. El de la derecha del todo, el metre encargado de la mesa y los platos, y le sigue el camarero encargado de las bebidas.

 

Tras la cena, había un buffet de postres de lujo.

 

La cantidad de comida que se usó para esto fue increíble.

 

Al final de las mesas... una fondué de chocolate ñam ñam... aquí si que entraban ganas de meter la manoy ahuecar la palma.

 

En general la visita no estuvo mal, vimos poca cosa pero es que también contábamos con muy poco tiempo. De hecho, si no llego a entablar regateos con un desconocido residente a última hora, quizá hubieramos perdido el embarque del crucero y éste zarparía sin nosotros, ya que las colas para los buses y los taxis eran larguísimas y no hubiera dado tiempo casi seguro.

 

Galería de Fotos OnLine

 

Dubrovnik

Michael Jackson

Despedida de la tripulación

Buffet de lujo

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar