Escapada nevada [Castroviejo, La Rioja 5-7.2.12]

Aislados del mundo, rodeados de nieve, aprendiendo a catar vino.


 

Por circunstancias de la vida, nos vimos obligados a pasar ese par de días (Domingo-Martes) alojados en una Facultad que hacía las veces de Casa Rural en la actualidad. Situada en Castroviejo, pueblo pequeñito cercano a Logroño.

 

Segun nos acercabamos, más nevado estaba el entorno.

 

Vista parcial desde la ventana.

 

Cero grados.

 

En la reserva, estaba incluida la visita a las Bodegas de David Moreno.

 

En ella, al igual que en la estancia, tuvimos la visita para nosotros solos.

 

Aprendimos mucho de vino en apenas una hora.

 

La primera encorchadora que se montó David Moreno, a partir de piezas de la Seat donde trabajó.

 

A la vuelta, había peatones lecheros en el andén.

 

Parte del comedor de la Facultad.

 

Para entrar en calor en la cena, una crema de verduras.

 

Carne con patatas con cebolla.

 

Y bizcocho de chocolate como postre.

 

En cuestión de dos horas ya estaba el coche así.

 

Tras la cena, estuvimos jugando con la nieve.

 

Hicimos un cutre mini-muñeco de nieve.

 

Salón de estar donde veíamos nuestras pelis/series.

 

La mañana del Martes era aun más nevada todavía!.

 

¿Tomamos algo en el jardín?

 

Antiguamente, esta casa se usaba por lo visto para la residencia de algunos alumnos que estudiaban las ramas de la veterinaria, tales como Biología, Medicina,...

 

Así estaba antes de volver a casa.

 

Estampa de portada, con perro y todo. Esta es la entrada a la casa.

 

Tuvimos un regreso tranquilo, sin sorpresas. El único problema con la nieve fue en los primeros metros del parking para sacar el coche del pueblo, en todo el tramo donde no llegaba la quitanieves.

 

El lugar donde nos alojamos era muy chulo, acogedor y la dueña era muy atenta además de simpática. Lo malo que tiene es que las habitaciones no tienen más que los baños y las camas, están pensadas para que los huéspedes se reunan y relacionen en la sala común, donde está la única televisión, hay juegos de mesa, la chimenea, los sofás... vamos que no puedes estar a tu bola, viendo tus cosas en pendrive ni estar tumbado bien cómodo a tus anchas como estarías en la intimidad de tu habitación, salvo que tengas la suerte de ser los únicos alojados durante tu estancia como nos pasó a nosotros, que teníamos la casa para nosotros solos, sin ruidos ni nada.

 

La escapada fue más bien de relax, ya que por el clima lo único que pudimos visitar y conocer fue la Bodega, de la cual me alegro mucho. A mi me gusta mucho el vino tinto, y tras hacer la visita ya puedo decir que entiendo algo de vinos, cosa que hasta ahora no. Una lección aprendida que me ha venido muy bien para deducir cual es el tipo de tinto que más acorde va con mi paladar, y entender porque unos se llaman asi u otros asao.

 

Galería de Fotos OnLine

 

Vídeos

Visita a las Bodegas de David Moreno

Muñeco y bolas de nieve

Castroviejo

Máquina QuitaNaives

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar